Print Friendly, PDF & Email

12, oct.- Todos critican, todos hablan y hasta se alegran por la situación de los taxistas, a quienes acusan de proporcionar un mal servicio, de abusivos, de ver que el taxi al que nos subimos toma función de combi. Si, todos hemos pasado por eso alguna vez, incluso de viajar en vehículos en mal estado. Yo he sido la primera en cuestionar eso y más. Pero es momento de hacer un alto. La llegada de Uber, que a muchos tiene contentos, debe entenderse de otra manera.

Seguramente esto servirá de lección para quienes se dedican al servicio de taxi, que tendrán que reflexionar sobre las deficiencias y mejorar en todos los aspectos para que los ciudadanos en lugar de aplaudir la llegada de empresas extranjeras, que vienen a arrebatar lo que es de los mexicanos y a dañar la economía de las familias, se unan en su apoyo. Tendrá que haber una mejoría y los más de 7 mil socios deberán garantizar un servicio de calidad. Cancún no es el único lugar donde las deficiencias en el  transporte están a la orden del día, la responsabilidad también es y ha sido de las autoridades. Pero ya es hora de que los mexicanos veamos por los mexicanos. La desunión, el encono y la falta de solidaridad entre nosotros es lo que  nos ha llevado a ver el cierre de miles de empresas familiares o las llamadas “tienditas de la esquina”, en su lugar vemos Oxxos en cada cuadra, Wal-Mart, abriendo cada año una nueva sucursal y otras tantas que han mermado la economía de este país. Pero aplaudimos su llegada, mientras vemos como los mercados cierran, las panaderías van dejando de existir y muchas otras cosas que unidos hubiéramos podido evitar y así garantizar que la economía  fluctúe y que mejor que en lo que producimos nosotros mismos. Pero parece que es una tónica que se da en todos los sectores, nos caracteriza ir contra en lugar de apoyarnos. Vemos un país que se cae y somos indiferentes. ¿Hasta cuándo vamos a defender lo que es nuestro? Desde aquí mi apoyo y solidaridad a los taxistas! Como chingados no.

De alcaldes a alcaldes…

No todos empezaron con el pie derecho, algunos desde el primer día arrancaron con programas para el mejoramiento de los servicios públicos porque era una demanda urgente, otros con eventos poco significativos que no dieron mayor realce a lo que fue un inicio de gobierno. Al menos no lo que se esperaba, a veces depende de ellos mismos o de los asesores, que pocas veces funcionan. Quienes se anticiparon a las acciones del primer día y destacaron un poco más fueron Laura Fernández, Luis Torres Llanes, Paoly Perera y Cristina Torres, de inmediato salieron a las calles a dar respuesta a los habitantes al poner en marcha diversas obras, los vemos haciendo gestiones y reuniéndose con quienes tienen la facultad de apoyar a sus respectivos municipios. Los primeros 100 días de gobierno deberán generar mayores expectativas, ojalá que este ritmo lo mantengan hasta el final y no aflojen el paso cuando les quede poco menos de un año para concluir su gestión. La que se mantiene a la defensiva es la alcaldesa de Cozumel, Perla Tun, quien desde la campaña mantuvo su distancia con los medios de comunicación, pero pareciera que la situación empeora y ello solo le traerá problemas si no cambia su estrategia.

Por Zuleika Cáceres