Pocket
Print Friendly, PDF & Email

19, nov.- La situación que impera en el municipio de Cozumel,  donde la alcaldesa panista, Perla Tun ha desplegado toda su furia contra los medios de comunicación, se torna cada vez más grave.

El revanchismo mantiene a la presidenta municipal ocupada en rascar hasta el último rincón para evidenciar a los medios de comunicación y a su antecesor, Fredy Marrufo, por el pago de convenios publicitarios, pero ni eso le está resultando.

Los convenios publicitarios no son la novedad, ni son pecado, en todos los medios de comunicación hay uno de por medio y ello no los hace peores. Se paga por un trabajo de publicidad como cualquier otra empresa que busca difundir acciones y programas en beneficio de la sociedad.

Pero este tema se han encargado de satanizarlo y, en el caso de Cozumel, de convertirlo en el punto medular de la administración pública.

El encono permanente con la prensa parece ser la tónica del gobierno, de aquellos que provienen del “cambio”.

El asunto ha llegado a la Cdhqroo. Un grupo de reporteros interpuso una queja ante el organismo contra la alcaldesa cozumeleña bajo el número de expediente VA/COZ/056/11/2016 por constantes agresiones y ofensas verbales.

Perla Cecilia Tun Pech, que a trasluce odio, rencor y venganza, ha acusado a los reporteros de traidores al pueblo, mediante una cuenta de Facebook Isla Cozumel Mx que la propia alcaldesa ha oficializado como el medio oficial.

Los medios de comunicación deberán tomar acciones y dejar que sea la edil la que siga fungiendo como vocera de su administración, porque eso de gobernar parece que no es lo suyo.

Zuleika Cáceres