Pocket
Print Friendly, PDF & Email

Por Zuleika Cáceres

21, nov.- Después de una derrota lo más fácil es buscar culpables y la palabra traición suele ser la más recurrente cuando el voto a la no continuidad, incluso, el del odio, se hace valer. Joaquín Hendricks, ex gobernador de Q. Roo, asegura que fue leal a su partido, que su cercanía con el actual mandatario, Carlos Joaquín, es real, pero se ha mal interpretado, “cuando hablo de que a un gobierno hay apoyarlo es porque debemos poner de nuestra parte como partidos políticos, nunca he dicho que hay que hacerlo incondicionalmente”.

En entrevista para En Contraste, Hendricks Díaz habló  de la inexcusable inconformidad que a pocas semanas ha circundado al gobierno del cambio.  “El bono democrático se agota muy rápido y el gobierno de Carlos Joaquín tiene que apresurarse a dar respuestas, de no ser así surgiría la mejor posibilidad para que el PRI pueda reposicionarse”.

Frente a las decisiones de la nueva administración, del despido de miles de quintanarroenses y la llegada de poblanos, son medidas “injustas” que no tienen cabida en un régimen democrático, asegura.

“Se gobierna para todos y no por el hecho de pertenecer a un partido político se tiene que excluir a gente valiosa, aunque no lo justifico, la escases de recursos puede ser el argumento que esgrima la administración, pero tiene que buscar alternativas”.

Sin duda la situación al interior de su partido es algo que le ocupa, y aunque no pretende “ser vocero del PRI”, ni tiene interés en dirigirlo, el ex mandatario fue claro sobre la necesidad de renovar o no la dirigencia estatal.

foto-entrevista-joaquin-hendricks-2

“Es obvio que ante la derrota los primeros cuestionados son los dirigentes,  pasó en el ámbito nacional y Manlio Fabio Beltrones tuvo la vergüenza de salir…  sé que el  tema está siendo valorado por el CEN”, precisó.

De cara al 2018, el priísta habló, entre otras cosas, de la responsabilidad que debe fincar la autoridad a aquellos ex gobernadores que fueron lesivos en sus estados “es la única forma de reconstruir la mala imagen de los partidos y del gobierno”.

“Es un camino sin retorno que ha emprendido el gobierno de la república… Veo al ex gobernador Borge y a otros, procesados. Quien sabe cómo vayan a concluir esas investigaciones, pero de que van a iniciar los proceso formales, me parece que sí”.

Aquí la entrevista completa: