Cancún.- A una semana de que un camión recolector de basura de la Dirección de Servicios Públicos rompiera la tapadera y cayera en un profundo registro ubicado en una importante vialidad de la Supermanzana 31, los daños no han sido reparados por personal del Ayuntamiento.

Esta situación ha generado la preocupación y molestia de los vecinos de la céntrica zona, pues consideran que representa un inminente riesgo para transeúntes y automovilistas, principalmente, en estas épocas de lluvias que las calles son cubiertas con agua constantemente.

El peligroso agujero solamente fue “señalizado” con cinta de color amarillo que es sujetada por cuatro bases de concreto, y así permanece desde que cayó la unidad recolectora con número económico 111, por lo que los habitantes piden a las autoridades municipales tomen cartas en el asunto.

JR