La comida típica oaxaqueña fue nombrada desde el 2008 por el Congreso del Estado “Patrimonio cultural inmaterial del Estado de Oaxaca”. Es parte de la expresión de nuestra identidad cultural milenaria y ancestral”.

Algunos de sus platillo tradicionales son el mole oaxaqueño en sus 7 variedades, los chiles rellenos, el quesillo, las tlayudas, los tamales, nieves de sabores, frescas aguas de frutas, el tasajo y el caldo de guías, sin faltar los exóticos chapulines.

Los dulces regionales son variados y de diferentes tipos, el café es excepcional y compite a nivel mundial en calidad, sabor y aroma. Su rival, es el chocolate, brebaje oaxaqueño que embrujó a los españoles y que se acompaña del exquisito pan de yema.

En Contraste