CONTRASTES

Ni un ciudadano, empresario, comunicador o político, nos garantiza que esta ciudad estará en buenas manos. Habrá que analizar la preparación de cada uno de ellos, porque tampoco debe ser un cheque en blanco.

Por Zuleika Cáceres

A los largo de muchos años hemos visto pasar a políticos, empresarios y otros no tan políticos por el ayuntamiento de Benito Juárez, han ocupado la silla que hoy está en manos de un joven verdeecologista.

Para relevarlo en la presidencia municipal muchos son los que han levantado la mano, incluso el propio alcalde piensa en una reelección, pero en medio de toda una fiebre electoral por las candidaturas surgen cuestionamientos sobre la capacidad de quienes aspiran a ocupar este cargo, que no es cosa menor.

Entre políticos, independientes, empresarios, juniors y comunicadores, se señala a aquellos partidos que tienen en la mira a sus futuros abanderados como Mara Lezama, por ejemplo, por parte de Morena. Hasta ahora la comunicadora no ha querido decir una palabra ni ha vuelto a declarar tras su obligada salida de la contienda pasada. En ese entonces se limitó a publicar un video para justificar su separación como candidata.

Desde ahí empezó mal. Esconderse y negarse a dar entrevistas habla de su capacidad para enfrentar la situación. Sí es que realmente piensa postularse tendrá que buscar mejores salidas.

Pero ese no es el punto, sino las dudas que generan sus capacidades para enfrentarse a un municipio cuyos problemas no son menores, empezando por la seguridad.

Ponen en tela de juicio si una comunicadora podría asumir esta encomienda, toda vez que ser considerada por el “raiting” de un programa para ser candidata no garantizaría un buen gobierno.

Y no es por o no defender a Mara Lezama, pero ¿cuántos de los que han tenido la oportunidad de gobernar han demostrado capacidad para ello?

Ni un ciudadano, empresario, comunicador o político, nos garantiza que esta ciudad estará en buenas manos. Habrá que analizar la preparación de cada uno de ellos, porque tampoco debe ser un cheque en blanco.

Hagamos un recuento de nuestros anteriores gobernantes y que lugar ocupan hoy en la sociedad.