Contrastes
Por Zuleika Cáceres

Noviembre, 30.- Son tiempos de definición y los alcaldes que busquen reelegirse  tendrán que decidir, en un corto tiempo, si se van de campaña o se mantienen en el cargo.

Y es que las circunstancias son distintas. A partir de la disposición de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y que el Congreso de Quintana Roo determinó acatar en el sentido de que los alcaldes en funciones podrán reelegirse sin necesidad de renunciar al cargo, deja a los ediles dos escenarios.

El primero, tiene que ver con su salida de la administración municipal, prepararse para una nueva campaña y someterse al escrutinio de los ciudadanos que determinarán si el trabajo realizado hasta ahora merece la ratificación o el cambio. El desgaste de una contienda sería otro punto a analizar tomando en cuenta que hace apenas año y medio llegaron al gobierno.

El segundo escenario, es el de mantenerse en la presidencia municipal y desde esa encomienda pedir el voto, pero bajo la observancia de sus opositores de que los recursos públicos no están siendo utilizados para la campaña. Es decir, tendrán que blindarse para no ser sujetos de responsabilidad ante un uso irregular de los dineros ya que la contienda va de la mano con las impugnaciones.

En ese contexto los alcaldes tendrán la libertad de definir si se van o se quedan, desde luego con el aval de los partidos que los postularon en 2016. En el caso del PVEM, su dirigente nacional, Carlos Puente, ha dicho que no habrá imposiciones y quedará a consideración de los propios presidentes municipales Remberto Estrada y Laura Fernández esa decisión.

En Quintana Roo son 11 los alcaldes que podrán aspirar al cargo una vez más.

Gobierno eficiente

En el caso de Puerto Morelos, Laura Fernández tiene amplia ventaja. Su labor ha sido de las más destacables entre los 11 ayuntamientos. En un estudio reciente del  Instituto de la Administración Pública (IAPQROO), el 52 % de los habitantes considera que es un gobierno honesto, el 43.8% que es eficiente, que conoce los problemas del municipio y se preocupa por resolverlos.

De ese mismo porcentaje, los ciudadanos consideraron que el gobierno es moderno en su forma de administrar los recursos públicos.

De la administración pública en general, el 58.3 por ciento respondió que los servicios electrónicos son modernos y el 68.8 consideró que brinda oportunidades igualitarias a hombres y mujeres respecto a los puestos de decisión.

En resumen, el estudio realizado por el IAPQROO considera que Puerto Morelos, como la mayoría de los municipios, debe apuntar sus esfuerzos a combatir la corrupción y combatir la inseguridad que hasta ahora es menor.