La guerra sucia no termina

0
341

Con el inicio de las campañas también da comienzo la guerra sucia, o más bien toma fuerza.

No es nada nuevo el uso de este tipo de estrategias que buscan ensuciar y dañar la imagen de los candidatos, algunos menos que otros, pero al final con un mismo objetivo.

Muchos de lo que hoy abanderan las coaliciones al Senado y Diputaciones Federales, han sido víctimas de estos mecanismos desde mucho antes del inicio de las campañas, y aunque Facebook aplica algunos filtros mediante los cuales los usuarios o afectados pueden reportar, no siempre resulta positivo.

Las creación de múltiples cuentas falsas para difundir lo negativo de tal o cual aspirante, aunado a la publicidad pagada, suele repercutir de alguna forma en los ciudadanos.

La abrumadora tecnología de las redes sociales a las que millones de usuarios tienen acceso, se convierte en un arma de doble filo.

Semanas atrás, el INE en acuerdo con la empresa Facebook, establecieron mecanismos para controlar las famosas “fake news” o noticias falsas, lo que de alguna forma contribuirá a no difundir algo fuera de la realidad.

Sin embargo, en el ring del proceso electoral la guerra sucia no termina. Los ciudadanos no sólo serán bombardeados con spots en radio y televisión durante 90 días que dura la contienda para exponer sus propuestas, sino que además tendrán que digerir las estrategias de sus adversarios.

Y como dice el dicho que en la guerra y el amor todo se vale, no podemos esperar menos en esta competida elección rumbo al 1 de julio. (Zuleika Cáceres)