Contrastes

Por Zuleika Cáceres

Ya lo dijo el gobernador Carlos Joaquín, no se trata de afectar a nadie sino de escuchar a la población sobre sus necesidades y una de ellas tienen que ver con el servicio de transporte.

Cancún es un destino turístico que debe estar a la vanguardia en materia de movilidad y ofrecer alternativas como ocurre en otras ciudades del país mediante plataformas digitales.

Las nuevas tecnologías abren esa posibilidad a los ciudadanos, mientras que los sectores tradicionales de la economía deben adaptarse y afrontar los cambios que requieren los usuarios.

El transporte no es la excepción. La consulta popular que promueve el gobierno del estado sentará un precedente porque, por primera vez, los quintanarroenses podrán elegir entre otras alternativas de servicio.

Esto no debe llevarnos a la confrontación ni a poner en riesgo la estabilidad de un destino, que genera una importante derrama económica y a su vez representa el sustento de muchas familias, incluidos los taxistas.

En México se han ido erradicando los monopolios en beneficio de los consumidores, cuyo derecho es el de elegir lo que mejor se adapte a sus necesidades en costo, beneficio y calidad.

La iniciativa de Carlos Joaquín ha tenido una gran aceptación, no así la amenaza de los taxistas que siguen generando rechazo al lanzar advertencias que pondrían en riesgo la elección del 1 de julio.

Los tiempos han cambiado y los gobiernos deben actuar a la altura de las circunstancias. El gobernador lo dijo claro, no vino a trabajar por votos.