Austeridad, del tamaño del daño al erario

0
168

Contrastes

Por Zuleika Cáceres

El grado de corrupción en México ha sido señalado por organismos y medios internacionales, ha afectado la transparencia y el buen manejo de la administración pública. Todos lo sabemos.

Las deficiencias económicas, el saqueo, sueldos inexplicables, nóminas abultadas en las que aparecen familiares de servidores públicos y magistrados que ganan más de 600 mil pesos; diputados y senadores que facturan hasta los utensilios de cocina, viajes, juguetes y artículos de belleza, entre muchos otros, todo con cargo al erario público.

Los excesos los hemos pagado todos. El de las esposas, las suegras y familiares de los gobernantes en turno que se vuelven cómplices de la corrupción. Ejemplos hay muchos y Q. Roo también ha cargado con ese lastre.

La obra pública no va a la par del desarrollo del país porque el dinero no alcanza, porque se lo roban. La poca inversión en infraestructura no pasa por procesos de licitación con tal de que los gobernantes se lleven una buena tajada.

La falta de infraestructura se justifica con la escasez de recursos, nada nuevo. Esa cantaleta nos la han recetado año tras año. En el presente sexenio de Peña Nieto, obras y proyectos también fueron cancelados.

El pasado 1 de julio el país pidió un cambio en la forma de hacer política, de administrar los bienes de la nación. Los más de 30 millones de votos para Andrés Manuel López Obrador fueron catastróficos para la clase política y sus partidos, aquellos que han gozado del poder. 

Pero no conforme con el castigo que recibieron en la elección reciente, los representantes de esos partidos se dicen preocupados,  desconcertados con las medidas que don Andrés Manuel López Obrador pretende imponer a partir del 1 de diciembre con su plan de austeridad que muchos no han entendido.

No logran aterrizar en la realidad que nos han dejado. El ahorro y los recortes anunciados por el virtual presidente, son del tamaño del daño al erario, del saqueo, del robo desmedido de quienes nos han gobernado. Hasta eso terminamos pagando los ciudadanos. 

Gobernadores se aplican 

Que a la reunión con el virtual presidente de México, Andrés Manuela López Obrador, varios de los gobernadores asistentes llegaron en vuelo comercial y hasta en Uber. Dieron descanso a sus jets privados y a la fantochería. Parece que se están educando en eso de los gastos y  excesos.