Pocket
Print Friendly, PDF & Email

México es el país que en términos de volumen es el mayor mercado de bebidas alcohólicas ilícitas en América Latina, expuso la consultora especializada en consumo Euromonitor International. Pero en toda la región, del total de la industria de bebidas alcohólicas, 15 por ciento de lo que se consume es ilegal.

Los investigadores de Euromonitor comprobaron que dentro de América Latina, México es el mayor mercado para el alcohol ilícito en volumen, con 42.5 por ciento de lo consumido, seguido por Colombia y Perú, con 16 y 12.6 por ciento, respectivamente; Chile es el país de menor consumo de alcohol ilícito con apenas 1.2 por ciento.

Sin embargo, el impacto de este problema es mayor en países más pequeños como República Dominicana, Ecuador y Bolivia, donde el consumo por persona está por encima del promedio regional.

En un reporte enfocado en la venta ilegal de la industria de bebidas alcohólicas, la consultora expone que en la región dicha venta ha sido impulsada principalmente por el contrabando y su prevalencia en México.

El estudio se realizó en 24 países, 14 de ellos de América Latina, y destaca que una de cada cuatro botellas de alcohol consumidas (26 por ciento) es de procedencia ilícita.

Su comercialización se da de distintas formas: contrabando, sustitutos, es decir, alcohol que no está destinado para consumo humano; bebidas artesanales ilícitas; falsificación, así como productos con evasión de impuestos.

En la región, expone, de los 15 millones de hectolitros que se consumen anualmente, 14.5 son del mercado ilegal. Ello significa un promedio de ingresos para éste de 4 mil 800 millones de dólares y una pérdida fiscal de mil 700 millones de dólares.

Pese a que la cerveza es la bebida alcohólica más consumida en la región, son los destilados los que tienen una mayor prevalencia dentro del sector ilícito, con 92 por ciento de participación en dicho mercado.

Euromonitor destaca que la prevalencia de riesgos fiscales y a la salud son una alerta que los países tienen que tener presente. Expone que dependiendo de la categoría de ilícitos que destaque por región, el porcentaje de riesgo a nivel fiscal o de salud puede variar.

Entre las razones por las cuales la prevalencia de este mercado continúa en crecimiento se encuentra la falta de conocimiento de algunos consumidores para identificar estos productos; el bajo precio para etiquetas premium; falta de conocimiento sobre las implicaciones a la salud, así como una falta o también exceso de regulaciones en el sector.

“Los hallazgos sin precedentes del estudio demuestran claramente una necesidad de mejorar las condiciones de las regulaciones globales sobre el alcohol. Regulaciones complejas e inadecuadas, así como impuestos pueden generar consecuencias indeseadas”, dijo Lourdes Chavarría, gerente senior de la consultora.

 

(Agencias)