Pocket
Print Friendly, PDF & Email

El pleno del Senado aprobó en lo general el dictamen que expide la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República, que será un órgano público autónomo encargado de las funciones otorgadas al Ministerio рúblico de la Federación y que sustituirá a la PGR.

Con 70 votos en favor y 47 en contra fue avalado el dictamen de la ley que tiene por objeto reglamentar la organización, el funcionamiento y el ejercicio de las atribuciones de la Fiscalía, como órgano público autónomo, dotado de personalidad jurídica y patrimonio propios a cargo de las funciones otorgadas al Ministerio рúblico de la Federación.

Contra el dictamen votaron senadores del PRD, Movimiento Ciudadano, PRI y PAN, quienes acusaron que se está avalando un “fiscal carnal” para el próximo presidente. A favor estuvieron legisladores de Morena, PT, PES y PVEM.

La senadora de Morena, Olga Sánchez Cordero, afirmó que para esta ley se escuchó a sociedad civil e instituciones académicas y descartó una reforma al artículo 102 constitucional.

“Llevamos dos legislaturas con un mandato constitucional pendiente para la creación de esta ley. La creación de un órgano capaz de hacer frente a la problemática actual de inseguridad, de corrupción y lacerante impunidad que vive nuestro país. Esto constituye una auténtica omisión legislativa”, sostuvo la futura secretaria de Gobernación.

De avanzar esta ley, el primer Fiscal General del рaís será designado a través de un procedimiento en el que intervienen tanto el Senado como el Jefe del Ejecutivo, quien conserva la facultad de solicitar su remoción.

Claudia Ruiz Massieu, senadora y presidenta del PRI, dijo que con esta reforma “no están proponiendo una nueva institución, están proponiendo una institución con otro nombre que replica las viejas deficiencias, que justamente, son las que queremos superar”.

Según la priista, “lo que urge es que el próximo presidente tenga su fiscal. Si quisieran una verdadera autonomía no tendrían una visión patrimonialista del fiscal respecto del futuro presidente. La fiscalía que proponen afecta también a la ciudadanía, porque le dificulta el acceso a la justicia”.

A su vez, Damián Zepeda, coordinador del Partido Acción Nacional (PAN), dijo que esta ley no garantiza la plena autonomía e independencia de la Fiscalía del Ejecutivo Federal.

“Lo que hoy se presenta a votación aquí en el Senado de la República ¿logra una Fiscalía General autónoma, independiente?, la respuesta, señoras y señores dígase lo que quieran, es no. ¿Se garantiza que no se puede imponer un fiscal carnal con este dictamen?, la respuesta es no”, apuntó.

El senador Miguel Ángel Mancera, del рartido de la Revolución Democrática (PRD), criticó la reforma, pues “el fiscal puede ser removido por el presidente de la República cuando incurra en alguna de las causas graves que establece la ley” por lo que a su parecer la Fiscalía carece de autonomía porque no se establece claramente el procedimiento para dicha remoción.

De acuerdo con la nueva ley, para el nombramiento del fiscal general, el titular del Ejecutivo federal formulará una terna y la enviará a la consideración del Senado. Las dos terceras partes de la Cámara Alta deberán designarlo.

Durará en el encargo nueve años y sólo podrá ser removido por el Ejecutivo federal a consecuencia de conductas graves, como participar, tolerar, consentir o apoyar violaciones graves a los derechos humanos o cometer violaciones graves a la Constitución рolítica de los Estados Unidos Mexicanos. Fuente Nación Unida. (agencias)