CONTRASTES: LO DIJO Y LO CUMPLIÓ: NO SERÁ PRIMERA DAMA

0
109

Contrastes

Por Zuleika Cáceres

Andrés Manuel López Obrador no solo presentó a su esposa Beatriz Gutiérrez Müller como encargada del consejo asesor del proyecto de Memoria Histórica y Cultural de México, al hacer dicho nombramiento también enterró la figura de Primera Dama, aquella que para México ha representado una carga, un lastre al erario público. 

Las esposas de los presidentes compartieron el poder y los excesos, los que México ya no soporta ni tolera, algo que quedó demostrado. 

La historia reciente nos hace recordar que las Primeras Damas, lejos de contribuir y aportar algo significativo país, nos distraen con portadas de revistas cuyas páginas revelan como viven, comen,  pasean y gastan en lujos y caprichos mientras que en el país más de la mitad de los mexicanos se enfrentan a  la pobreza y el desempleo; en el mejor de los casos destinados a pagar una vivienda el resto de sus días mientras abundan las Casas Blancas. 

La imagen de Primera Dama no representó nada a México, no se necesita, no debe haber mujeres ni de primera ni de segunda. Así lo dijo Beatriz Gutiérrez Müller durante la campaña.

Fue tajante al señalar que no sería Primera Dama y lo cumplió.

A partir del 1 de diciembre será la encargada de preservar todos los archivos históricos, documentales y artísticos del país y colocarlos en una plataforma digital.

 “Ninguna nación se explica a sí misma en el presente sino a través del espejo del pasado, el ojo que todo lo ve”, dijo. 

Promete poner amor y esmero y contribuir a la Cuarta Transformación para recuperar el acervo histórico omitido u oculto en diferentes espacios del país con el objetivo de hacer “justicia a muchos olvidados”. 

Eso sí es una aportación al país.