Su primer mensaje fue en señas; ella es la Primera Dama de Brasil

0
105

2, enero.- Discreta y de fuertes convicciones religiosas, la primera dama de Brasil, Michelle Bolsonaro, se ha mantenido siempre en un segundo plano, pero está dispuesta a atender “el mayor número posible” de programas sociales del Gobierno que comanda su marido, el presidente Jair Bolsonaro.

Con pocas apariciones públicas, incluso durante la campaña electoral, Michelle de Paula Firmo Reinaldo, de 38 años, se ha mantenido alejada de la línea de frente de la política y comparte su tiempo entre el cuidado de sus dos hijas y las labores sociales que realiza en la iglesia evangélica que frecuenta.

Los amigos cercanos de la familia Bolsonaro aseguran que la “humildad” y su “vocación” para “extender la mano al prójimo” nunca dejaron de ser parte del cotidiano de la tercera esposa del ahora jefe de Estado, quien comenzó como vendedora en un supermercado de Ceilandia, en la periferia de la capital federal Brasilia.

Fue en esta empobrecida ciudad donde creció que Michelle Bolsonaro escuchó su “llamado” para dedicarse a proyectos sociales y se convirtió en una asidua asistente de los cultos de una pequeña iglesia Adventista de la región.

Primer discurso de Michelle Bolsonaro fue en lenguaje de señas

Incentivada por su madrastra, la nueva primera dama aprendió el lenguaje de señas, al que dio gran visibilidad durante la campaña electoral, y se involucró en intensas labores para la visibilidad y la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad.

De cuna humilde, fue la primera de los tres hermanos en independizarse financieramente al conseguir trabajos como vendedora en un supermercado y pequeños servicios en una empresa de animación de fiestas infantiles.

Cuando tenía 27 años dio un paso adelante y logró un puesto en el Congreso como secretaria. Allí conoció en 2007 a al diputado Jair Bolsonaro, 25 años mayor que ella, y quien se convertiría en su futuro esposo.

Cautivado por su belleza y sencillez, el ultraderechista le ofreció un puesto en su gabinete personal y, pocos meses después, los dos contrajeron matrimonio. Del enlace, nació la pequeña Laura, de ocho años y la única niña entre los cinco hijos del excapitán.

Durante los 14 meses en los que actuó como funcionaria de la Cámara Baja, Michelle vio su sueldo triplicar, aunque, en 2008, fue exonerada de su cargo por tratarse de un caso de nepotismo en el funcionalismo público. (Publimetro)