Pocket
Print Friendly, PDF & Email

Cancún.- El asesinato del empresario Roberto Bowden ha puesto en alerta a las autoridades. No se trató de un ciudadano cualquiera, de tantos que han muerto en manos de la delincuencia, sino de un reconocido empresario en el estado.

Su muerte ha causado mayor indignación entre el sector empresarial. El joven de 45 años se dedicaba a la renta de autos de lujo y era propietario de la empresa “Exotic Ride”.

Robert Bowden salía de la sucursal Banorte cuando fue interceptado por la delincuencia. Minutos después falleció tras el impacto de las balas.

Su muerte se suma a la de muchos otros ciudadanos que han caido en manos del crimen que aqueja a Cancún desde hace mucho tiempo. Los esfuerzos de las autoridades se han multiplicado en materia de seguridad, sin embarco la población aun se siente vulnerable ante la crisis que se vive en este destino turístico.

Ayer, el gobernador Carlos Joaquín anunció una serie de medidas que a partir del próximo miércoles se aplicarán en materia de seguridad. La estrategia en comunicación será directa con los ciudadanos.

“Afrontamos una situación complicada, producto del deterioro de varios sexenios de descuidos y corrupción. Recibimos un estado en crisis, crisis de casi todo, pero principalmente una situación de emergencia en temas de corrupción y seguridad; tanta, que el gobernador anterior y algunos de sus colaboradores están hoy en la cárcel”, dijo Carlos Joaquín.

(EnContraste)