Pocket
Print Friendly, PDF & Email

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) celebró sus 90 años a los que llegó fuera del poder y en medio de una crisis profunda para su militancia.

En el auditorio Plutarco Elías Calles de la sede nacional priista, la dirigente nacional, Claudia Ruiz Massieu, encabezó el festejo al ritmo del Huapango de Moncayo y donde se dieron cita algunos de los aspirantes para buscar la dirigencia nacional del PRI: Ivonne Ortega, José Narro y Ulises Ruiz.

También hicieron su arribo gobernadores de Guerrero, Héctor Astudillo; Tlaxcala, Marco Mena; Oaxaca, Alejandro Murat; Colima, Ignacio Peralta y Estado de México, Alfredo del Mazo; exdirigentes nacionales, legisladores así como titulares de sectores y organizaciones están en el festejo.

Otros eran los tiempos en los que el PRI se regocijaba de su poder, aquel que la corrupción terminó de hundir a un partido que acostumbró a bridar protección a aquellos que incurrieron en actos ilícitos y dieron la espalda al pueblo.

Hoy la lucha interna es por el rescate de un partido que tampoco ha sabido ser oposición. (EnContraste)