Pocket
Print Friendly, PDF & Email

Contrastes

Por Zuleika Cáceres

¿Qué tan importantes son las audiencias públicas? ¿Cuántos gobernadores y alcaldes se toman el tiempo para sentarse a escuchar a cientos de personas y ayudarles a resolver uno, dos o más problemas?

No todos, son realmente pocos los que asumen ese compromiso. No se trata solo de atender sino de resolver y garantizar que la solicitud haya concluido favorablemente porque es lo que espera el ciudadano.

Las audiencias públicas también sirven al gobernador, es a través de la gente como puede evaluar el funcionamiento de su administración, el trato y atención que brindan cada una de las dependencias en manos de sus colaboradores, aquellos en quienes depositó su confianza. Eso lo deben tener muy claro los servidores públicos.

El equipo del gobernador es la gente, es el termómetro de su administración y los servidores públicos son evaluados permanentemente en cuanto a resultados; la encomienda es una y es en favor de las familias de quintanarroenses.

Carlos Joaquín ha mantenido esa cercanía mediante las audiencias públicas. Continúa recorriendo los municipios para escuchar cada uno de los planteamientos de los ciudadanos que se toman el tiempo de solicitar su registro, de viajar en algunos casos y esperar para ser atendidos.

No ha sido fácil recomponer los errores, el desastre administrativo y financiero siguen siendo parte de ese proceso al que se suma el mal de la delincuencia. Q. Roo, junto a  otros estados del país se enfrenta a una dura batalla contra los criminales. Los retos son mayúsculos y Carlos Joaquín lo tiene muy presente.

El desarrollo social ha sido una prioridad de la presente administración que no debe tomarse a la ligera. La desigualdad es un factor que contribuye a la delincuencia y por ello ese rubro ocupa especial atención en este gobierno. Vivir dignamente es un derecho de todos y las familias quintanarroenses lo merecen.