Pocket
Print Friendly, PDF & Email

Zuleika Cáceres 

Que la delincuencia ya no haga de las suyas, es el deseo que todos anhelamos para un destino que ha sido golpeado no solo por grupos criminales, sino por políticos.

Suficiente ha enfrentado Q. Roo y sus destinos en los últimos años, al tener gobernantes cuya contribución ha sido la incertidumbre y la inestabilidad. 

Han sido responsables del descuido, de la inseguridad, de la corrupción, de la falta de paz, de un desarrollo desordenado, de la desigualdad.

Desde hace mucho,  Cancún ha sido rehén de la delincuencia y de aquellos políticos cuyos intereses han estado por encima del bienestar ciudadano.

Las discrepancias políticas de los gobernantes en turno tuvieron consecuencias que hoy como sociedad estamos pagando. 

Cozumel apenas se restablece. Recomponer el caos de una fallida administración no ha sido fácil, mientras que Playa del Carmen aun no logra ver la luz. El desorden y la confusión prevalecen en aquella ciudad donde la violencia parece competir con Cancún. 

Muchas voces surgen acusando y señalando estrategias fallidas en materia de seguridad, lo curioso es que  no señalan donde sus partidos gobiernan. ¿Buscan politizar el tema? 

Los índices de delincuencia en Solidaridad, gobernado por Morena, van a la alza. La autoridad municipal se ha negado a trabajar en la estrategia que ha dado resultados en algunos municipios de Quintana Roo.

¿Dónde están los diputados federales de Morena que no alzan la voz por lo que ocurre en Playa del Carmen? 

¿Dónde está la Senadora Marybel Villegas Canché que tanto ha señalado las estrategias del estado y no la grave situación en Solidaridad? 

¿No valdría la pena hacer un llamado al Presidente López Obrador para que ayude a contrarrestar la delincuencia que opera con total libertad en Playa del Carmen? 

Pareciera que algunos políticos mantienen una intentona por desestabilizar y  ser parte de esa delincuencia que nos afecta a todos y que el único interés es una lucha contra el estado, no el de legislar en favor de los quintanarroenses. 

¿Hasta cuándo Q. Roo dejará de ser víctima de la delincuencia política? 

¿En manos de quiénes estamos? ¿Quiénes nos representan? 

Los ciudadanos solo quieren paz, se debe trabajar por ello.