Pocket
Print Friendly, PDF & Email

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con el voto a favor de todas las fracciones parlamentarias, excepto el PAN, la Cámara de Diputados aprobó en periodo extraordinario de sesiones la reforma educativa, dejando en la Constitución que en la admisión, promoción y reconocimiento de los maestros “prevalecerá siempre la rectoría del Estado”.

Con lo anterior se cierra el paso a la venta de plazas del magisterio, además de que deja en manos del Estado el manejo de la nómina.

La reforma constitucional en materia educativa que modifica los artículos 3, 31 y 73 de la Constitución, se aprobó en lo general con 396 votos, hubo una abstención y 68 sufragios en contra, éstos últimos del PAN.

Ocho días después de que esta misma cámara aprobó una reforma educativa y después de que no alcanzó los votos necesarios en el Senado de la República, diputados y senadores de PRI y Movimiento Ciudadano aprovecharon el impasse para cerrar el paso a la venta de plazas y manejo de la nómina a organizaciones gremiales.

El pasado 30 de abril, los diputados del PAN rechazaron la reforma bajo el argumento de que el artículo 16 transitorio dejaba la puerta abierta a la venta de plazas, donde un 50 % las manejaría la Secretaría de Educación Pública y el otro 50 por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) o de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Juan Carlos Romero Hicks, el aún coordinador del PAN en San Lázaro, llamó a dicho artículo “la manzana envenenada”.

Ahora, a pesar de establecer en la Constitución que todo estará bajo la tutela del Estado, el PAN volvió a votar en contra esgrimiendo el mismo argumento.

Pero ahora, el PAN puso nombre y apellido a la supuesta beneficiaria de esta reforma educativa: Elba Esther Gordillo, quien desde 1989 a 2013 encabezó el SNTE.

“Hoy nos han querido engañar diciendo que estamos legislando aprisa por el bien de los maestros y niños (…) la única urgencia que hoy tiene el presidente de la república es darle un regalo del 15 de mayo a Elba Esther Gordillo, su reforma educativa”, acusó desde la tribuna el panista Felipe Fernando Macías Olvera.

“Hoy queda blindada la complicidad y alianza entre el Presidente de la República con Elba Esther Gordillo (…) hay artículos mañosos que abren la puerta a la compra y venta de plazas magisterial (…) es simulación el 16 transitorio, queda abierta la puerta a que líderes sindicales decidan quién es maestro o no, y al manejo de la nómina magisterial. El artículo 16 es un golpe letal”.

Contrario al dicho del PAN, los grupos parlamentarios de PRI y Movimiento Ciudadano operaron para dejar en la Constitución la prohibición de la venta de plazas o el manejo de nómina fuera de la administración federal.

Así, Morena cedió para que se modificara el citado artículo 16 transitorio quedando establecido que “la admisión, promoción y reconocimiento (de los maestros) se regirán por la ley reglamentaria del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros”, agregándole: “prevaleciendo siempre la rectoría del Estado”.

El cambio llevó a que PRI y MC hablaran a favor de la reforma educativa.

La diputada priista por el Estado de México, Ana Lilia Herrera Anzaldo, dijo que jamás se harán “acuerdos en lo oscurito” para esta reforma, “porque lo que está en juego es el interés superior de niñas y adolescentes”.

“Habría sido cómodo la obstrucción o apostar por la mezquindad haciéndonos a un lado para ver pasar esta iniciativa. Nos pareció inadmisible, por eso seguimos aquí. Nuestra apuesta será construir con hechos y no en los dichos”, aclaró la priista.

Luego, enumeró los beneficios de la reforma educativa: al artículo 16 transitorio le agregamos: “prevaleciendo siempre la rectoría del Estado” para velar por los niños y niñas y no por intereses de ningún grupo, por poderoso que pueda ser.

Además, siguió la priista, los procesos de selección serán públicos, transparentes, equitativos e imparciales; y será la experiencia y los conocimientos lo que condicionarán la permanencia del maestro.

Pero la reforma educativa también tiene elementos negativos, añadió Herrera Anzaldo, como la eliminación del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE). “Vemos con tristeza, con dolor e indignación la desaparición del primer organismo constitucional autónomo. Y no tenemos el impacto presupuestal”.

Movimiento Ciudadano, a través de su coordinador Tonatiuh Bravo, recordó que la iniciativa presidencial fue discutida durante 5 meses logrando establecer “la rectoría del Estado en la educación” y, la creación de “un fondo federal para la educación superior”

Sin educación, sostuvo el emecista, los ciudadanos no podrían ejercer sus derechos a plenitud. La reforma, añadió, suma a los principios de una educación laica y gratuita, el de la rectoría del Estado; establece un carácter universal e inclusivo; un enfoque de derechos humanos; prioriza el interés superior de las niñas y niños, además de que revalora el papel del maestro.

Además, destacó Tonatiuh Bravo, se establece el sistema de carrera bajo la rectoría del Estado, el otorgamiento de plazas será a través de procesos de selección públicos, imparciales “y no por concesiones sindicales”.

Otro punto que destacó fue el fortalecimiento de las escuelas normales y, habrá apoyos alimentarios en zonas de alta marginalidad. Además, se garantiza la autonomía universitaria y se hace obligatoria la educación superior.

Y al igual que el PRI, para MC la reforma adoleció de un pecado; no fue suficiente el análisis sobre el impacto presupuestal presentado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. “No se hicieron los cálculos en forma integral sobre el costo de estos nuevos derechos, tanto para la federación como para las entidades”.

Y remató con una frase del escritor ya fallecido, Fernando Savater: “Si la buena educación les parece cara, prueben con la ignorancia y seguramente les va a salir más cara al país que la inversión educativa”.

Al fundamentar el dictamen, la presidenta de la Comisión de Educación, Adela Piña Bernal, destacó los seis cambios que se le hicieron al dictamen que provino del Senado de la República. (Proceso)