Print Friendly, PDF & Email

Por Zuleika Cáceres

Contrastes

Para Andrés Manuel López Obrador el sargazo es cosa menor, “no es gravisimo”; ciudadanos, turistas y autoridades sabemos que sí lo es.

Las palabras del presidente no coinciden con la preocupación de quienes viven del turismo, de quien nos visita y mira el mar azul turquesa entre algas y pestilencia.

En su visión austera y en aras de evitar negocios y contratos oscuros, el mandatario optó por dejar en manos de la Marina el combate a este fenómeno que afecta a playas quintanarroenses.

Quienes aquí vivimos sabemos que la situación es mucho más grave que las 13 mil toneladas de basura -según precisó- son RECOLECTADAS- diariamente en la Ciudad de México.

El arribo del sargazo inició hace varias semanas y hasta ayer, en su visita a la entidad, se dieron a conocer acciones más concretas por parte de la Marina para atender la problemática. La construcción de embarcaciones sargaceras y la adquisición de barreras para impedir el paso del alga, son algunas de estas.

¿Qué tiempo llevará? No se sabe. Lo cierto es que mientras la autoridad se niega a ver la gravedad del asunto,  turistas se mofan de la ligereza con la que el presidente percibe la llegada de sargazo.

Lo que sí es “gravisimo” es que los representantes de Morena, diputados y senadores por Q. Roo,  sean omisos e incapaces de exigir al gobierno de Andrés Manuel acciones inmediatas. Al menos de hacerle saber que la situación pudo haberse mitigado con tiempo y  decisiones acertadas.

Pero nadie, ninguno de ellos levanta la voz. Se limitan a decir que “el gobierno y los responsables del tema están trabajando en ello”,  , dijo José Luis Pech, senador por este estado.

Que decir de Marybel Villegas, quien no solo remoja sus pies en el sargazo mostrando a sus seguidores la situación de este fenómeno, sino que, de manera incongruente, impide en el Senado la aprobación de puntos de acuerdo para atender la llegada del alga.

Mientras tanto, los diputados verde-morenistas, guardan silencio. Mildred Ávila, Jesús Pool, Luis Alegre, Adriana Teissier, Patria Palma, Ana Patricia Peralta y Francisco Elizondo, se mantienen ahí, mirando los toros desde la barrera.

Lo que ocurre en el principal destino turístico no es prioridad en su agenda, mucho menos contradecir a su presidente. El PAN, a través de la senadora Mayuli Martinez, ha hecho su esfuerzo, pero sin eco.

“Gravisimo” el papel de nuestros legisladores por Q. Roo que no hacen más que presumir fotos con el presidente y de cada una de las reuniones en las que participan.

Que los ciudadanos juzguen su pobre y triste desempeño. Finalmente es como si no tuviéramos representantes.