Pocket
Print Friendly, PDF & Email

Ricardo “N”, uno de los presuntos responsables del ataque al centro nocturno “El Caballo Blanco”, que dejó 28 personas fallecidas y nueve lesionadas en Coatzacoalcos, Veracruz, fue capturado y liberado en dos ocasiones por autoridades federales.

Tras la agresión del martes, cuando hombres armados incendiaron el lugar, el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, afirmó que el también conocido como “La Loca” había sido detenido en julio por fuerzas coordinadas de la Entidad, pero puesto en libertad por la Fiscalía estatal.

Esta dependencia, a cargo de Jorge Winckler Ortiz, rechazó mediante un comunicado que el supuesto culpable material haya sido puesto a su disposición y reveló que quedó bajo custodia de la Fiscalía General de la República (FGR).

“Esta persona no fue puesta a disposición de esta Fiscalía, sino de la delegación estatal de la FGR, donde el día 18 de julio del año en curso se inició la carpeta de investigación FED/VER/0003461/2019 de la Unidad de Investigación y Litigación en Coatzacoalcos de la Delegación Estatal de la Fiscalía General de la República”, refirió en el documento.

Agregó que “La Loca” fue aprehendido de nuevo el 7 de agosto por la Policía Naval y puesto a disposición de la delegación de la FGR.

Un comando de élite de 120 agentes de diversos cuerpos militares y policiales fue movilizado para identificar y detener a los autores de la masacre que dejó 28 muertos y nueve heridos en Veracruz.

Los efectivos de la Secretaría de Marina, Ejército, Guardia Nacional y Secretaría de Seguridad Pública estatal se desplegaron en el puerto de Coatzacoalcos, donde la noche del martes se produjo el ataque contra el centro nocturno “El Caballo Blanco”.

La Secretaría de Seguridad Pública estatal aseguró que se trata de un grupo especial altamente capacitado en operaciones especiales para la búsqueda y localización de criminales de alto riesgo.

Además de las tareas de inteligencia que realizarán en el puerto de carga y petrolero de Coatzacoalcos, llevarán a cabo misiones de vigilancia y retenes.

Desde abril han sido movilizados en Veracruz a mil 059 miembros de la Guardia Nacional para combatir la violencia de los grupos criminales y de narcotráfico que se disputan el control de las actividades ilícitas.

La movilización de la Guardia Nacional en Veracruz se produjo tras la matanza de 13 personas, entre ellos un bebé de un año, en un salón de fiestas del municipio petrolero de Minatitlán,zona cerca de Coatzacoalcos, donde ocurrió la última masacre.

Según los servicios de inteligencia de la Secretaría de Marina y del Ejército Mexicano, los cárteles de Los Zetas, Nueva Generación y del Golfo están enfrentados por el control territorial en la distribución de drogas y otras actividades criminales.

Se disputan las rutas de trasiego de droga y de paso de migrantes, el cobro de derecho de piso (extorsión a negocios) y la industria del secuestro en una región de producción agropecuaria, petrolera y con uno de los puertos de carga más importantes del país.

El lugar estaba repleto

El gobernador, Cuitláhuac García Jiménez, del partido Morena, prometió que no quedará impune el crimen de 28 personas en un bar nocturno atacado con armas de fuego y con bombas molotov.

En su cuenta de Twitter, el gobernante afirmó: “Así como en Minatitlán dimos con los responsables, el artero crimen de hace unos momentos en Coatzacoalcos no quedará impune. En Veracruz no se toleran ya a los grupos delictivos”. (Con información de Vanguardia)