Print Friendly, PDF & Email

Por Julián Santiesteban

La promoción de los destinos turísticos es fundamental para el desarrollo y la consolidación, Cancún es la evidencia más tangible, siendo el destino más importante de Latinoamérica, pero la acción gubernamental debe no sólo contemplar el crecimiento, sino también la cohesión social y los factores a partir de lo que se busca, por ello es que resalta ahora la intención de festejar los 50 años del destino, cuando su despunte como centro de desarrollo fue iniciado hace apenas 45 años.

Ciertamente, la fundación de Cancún se asentó en el Diario Oficial de la Federación en el decreto del 10 de agosto de 1971, pero por construcción popular se ha tomado como fecha de creación el 20 de abril de 1970, porque ese día un grupo de pioneros inició trabajos de construcción; en esa fecha se funda la intención de conmemorar en 2020 los 50 años de la ciudad; sólo hay un pequeño detalle; Quintana Roo nació como entidad federativa un 8 de octubre de 1974, mismo día y año que Baja California Sur y mismo año también en que el Fondo Nacional de Turismo (Fonatur), inició los primeros trabajos de Cancún como Centro Integralmente Planeado, y así se ha conmemorado hasta ahora desde la oficialidad.

Tan es así, que apenas el pasado 20 de abril se festejaron los 45 años de Cancún y, cuatro meses después, se ha tomado protesta a un comité que pretende festejar los 50 años de la ciudad en 2020; el debate parece sin sentido, pues ambas son fechas válidas si algo quiere festejarse, ya sea el centro turístico planeado o el surgimiento de la ciudad; pero a ello debe sumarse los otros “vacíos debates” generados por gobiernos anteriores de cambiar el nombre del municipio Benito Juárez –mismo que alberga a la ciudad de Cancún- para dejarlo solo con el nombre de “Cancún”, porque aseguran que es así como es identificado internacionalmente.

Ahora bien, si se considera que más de la mitad de la población residente en Cancún no es nacida en Quintana Roo y poco conoce la cultura local, entonces la discusión toma forma, ¿qué elementos identificatorios quieren construirse y consolidarse desde el gobierno para crear cohesión social? ¿Qué es lo que la gente celebra o porqué ha llegado, por la ciudad, por el turismo? ¿Qué los mantiene en la entidad, sólo la fuente de ingresos o la integración a una sociedad que conmemora un año la puesta en marcha de un proyecto turístico y al otro la ciudad que lo alberga?

Todas son preguntas válidas sin duda, pero hay otra aún más ¿por qué la prisa por festejar los 50 años de Cancún? La respuesta parece obvia, los 50 años de Cancún como Centro Integralmente Planeado se cumplen hasta el 2024, para ese entonces la administración estatal actual habrá concluido y a la administración municipal actual le correspondería organizar la conmemoración sólo si la actual alcaldesa, Mara Lezama, fuera reelecta en 2021…¿se están entonces forzando las fechas? No necesariamente, pero sí.

Y así cada gobierno busca dejar su “marca”, baste recordar que, desde 2015, se instaló en Cancún el “Comité Especial para los Festejos Conmemorativos del 45 aniversario de la fundación de Cancún”, acordándose que el 10 de febrero de 2016 fuera la primera sesión de trabajo, con el supuesto objetivo de “arraigar en la ciudadanía benitojuarense la historia y cultura de la ciudad”; pero a la vez se realizó el festejo de Fonatur… ahora se insiste en que siempre sí serán 50 años los que se festejen en 2020 y, muy probablemente, en 2024, la administración estatal y municipal de entonces organizarán “los verdaderos festejos” por los 50 años del destino turístico ¿y el arraigo social? Ese puede esperar, así se observa desde aquí, A Tiro de Piedra. Nos leemos en la próxima.