Pocket
Print Friendly, PDF & Email

EnContraste
Cancún, 29 noviembre.- La Dirección de Transporte y Vialidad en Benito Juárez presentó la iniciativa del nuevo reglamento en 2020 que regule y transparente el subsidio o tarifa preferencial en beneficio de estudiantes y personas con discapacidad, contemplados en ley, que debe corresponder al 50 por ciento del pasaje en Cancún.
“El nuevo reglamento está en análisis en el Cabildo y entraría en vigencia a partir del próximo año, ya con las empresas resueltas en temas jurídicos con el Ayuntamiento y con un esquema diferente al que veníamos operando”, informó su titular Eleazar Martínez Vázquez.
Eleazar Martínez explicó que actualmente el método que existe para la compra y venta de los boletos con descuento a estudiantes es a través de las asociaciones de alumnos, ya que las concesionarias Turicun y Autocar les entregan los pasajes preferenciales para que los distribuyan a sus afiliados, sin embargo, no existe garantía de que se otorguen exclusivamente para ese sector.
“Hemos detectado que este formato de entrega no nos garantiza que se esté haciendo, ni garantiza que se entregue con transparencia ni asegura que tenga la cobertura que debieran tener todas las empresas”, afirmó.
De esta forma, reiteró que no hay transparencia en el descuento que marca la ley, el costo debe ser 50 por ciento menos para todos los alumnos en Benito Juárez, personas con discapacidad y adultos mayores.
“Estamos proponiendo que en el caso de estudiantes sea a través del Instituto Municipal de la Juventud y este organismo regule que los beneficiarios sean verdaderamente estudiantes y los concesionarios estén cumpliendo con el número de boletos para cubrir las necesidades de ese segmento”, dijo.
Esto es, porque se han hecho denuncias en el sentido de que las asociaciones y organizaciones estudiantiles  lucran con esos boletos preferenciales y se los venden a gente externa, por eso se debe reglamentar, regular y transparentar este derecho, lo cual podría ser a través de una tarjeta de prepago y una instancia externa que verifique el padrón real de beneficiados.
“Se pretende que la tarjeta venga ya identificada, con código de barras, personalizada, para que no lo use otra persona”, aseguró.
También se aplicaría en el caso de los adultos mayores y personas con discapacidad, aunque se está definiendo la institución de la autoridad municipal que verificaría su compra y venta, ya que no hay un registro oficial y formal de esos dos grupos vulnerables en Cancún.