Secuestro en Haití: 400 pandillas Mawozo detrás del secuestro de 17 misioneros estadounidenses y canadienses, dice una fuente de seguridad

Mientras viajaban desde el orfanato hacia Titanyen, al norte de Puerto Príncipe, los pandilleros detuvieron el vehículo a punta de pistola.

La pandilla 400 Mawozo ha ido creciendo en fuerza durante los últimos tres años, sumando hasta 150 miembros, y esencialmente ha tomado el control de Croix des Bouquets, dijo a CNN la fuente de las fuerzas de seguridad de Haití.

El secuestro para pedir rescate es una actividad característica de la pandilla. Han secuestrado a decenas de personas solo este año, incluidos ciudadanos extranjeros, dijo la fuente.

Una vez conocido por el robo de automóviles, el 400 Mawozo ha sido pionero en secuestros “colectivos” de grandes grupos de víctimas en autobuses y automóviles, según el Centro de Análisis e Investigación de Derechos Humanos (CARDH), una organización sin fines de lucro con sede en Puerto Príncipe.

Gran parte del aumento de los secuestros en Haití se debe a los 400 Mawozo, según CARDH. Los miembros de las pandillas participan en enfrentamientos casi diarios con la policía haitiana e incluso cobran impuestos a las empresas locales.

En septiembre, la pandilla secuestró a “varios” camioneros de República Dominicana y continúa reteniéndolos como rehenes en medio de negociaciones para su liberación, dijo la fuente de las fuerzas de seguridad haitianas.

Esas negociaciones en curso están teniendo en cuenta las decisiones de las autoridades sobre cómo proceder con los misioneros estadounidenses y canadienses secuestrados, agregó la fuente.

De acuerdo a CARDH, la mayoría de las víctimas de la pandilla son ciudadanos haitianos y los secuestros han aumentado en Haití este año, con un aumento de casi el 300% desde julio.

Desde enero se han producido al menos 628 secuestros, incluidos 29 extranjeros, según datos difundidos por el centro. El 400 Mawozo normalmente ha exigido rescates de alrededor de 20.000 dólares, dijo.

Investigación en curso

Christian Aid Ministries, con sede en Ohio, emitió un comunicado el domingo confirmando el secuestro de los misioneros y dijo que el grupo secuestrado estaba formado por cinco hombres, siete mujeres y cinco niños.

“Estamos buscando la dirección de Dios para una resolución, y las autoridades están buscando formas de ayudar”, dijo el comunicado.

Dan Hooley, exdirector de campo de Christian Aid Ministries en Haití, le dijo a CNN el domingo que se cree que todos los misioneros secuestrados estaban en un vehículo y que algunos pudieron comunicarse con el director local de la organización antes de ser llevados.

Los secuestradores también ya se han puesto en contacto con la organización, dijo.

“Un par de compañeros le enviaron un mensaje al director de inmediato y le dijeron lo que estaba pasando. Y uno de ellos pudo soltar un alfiler, y eso es lo último que (la organización) escuchó hasta que los secuestradores los contactaron más tarde ese día”, agregó. Dijo Hooley.

Los funcionarios haitianos están en contacto con el Departamento de Estado de Estados Unidos sobre el secuestro, dijo a CNN el ministro de Relaciones Exteriores del país, Claude Joseph.

Uno de los misioneros secuestrados, un ciudadano estadounidense, también publicó un llamado de ayuda en un grupo de WhatsApp mientras ocurría el secuestro, informó The Washington Post, citando a una persona familiarizada con el secuestro que habló bajo condición de anonimato.

Christian Aid Ministries en Berlín, Ohio, se ve aquí el domingo 17 de octubre.

“¡Por favor, oren por nosotros! Estamos siendo rehenes, secuestraron a nuestro conductor. Oren, oren, oren. No sabemos a dónde nos llevan”, decía el mensaje.

No está claro si el mensaje fue un video o un mensaje de texto enviado al grupo de WhatsApp, y no hay información sobre el grupo de WhatsApp en sí en los informes del Washington Post.

CNN no puede verificar de forma independiente la autenticidad de este mensaje o el informe.

Un portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos dijo el sábado por la noche que estaba al tanto de los informes y que “el bienestar y la seguridad de los ciudadanos estadounidenses en el extranjero es una de las más altas prioridades del Departamento de Estado”.

Según un alto funcionario estadounidense familiarizado con la situación, los funcionarios del FBI y del Departamento de Estado desconocen la ubicación actual de los misioneros secuestrados.

Los funcionarios canadienses también están trabajando con las autoridades locales y las “ONG implicadas” para recopilar información, dijo a CNN una portavoz de Asuntos Globales de Canadá.

CNN se ha comunicado con el Ministerio de Justicia de Haití y la Policía Nacional, pero aún no han comentado.

Secuestros indiscriminados

El ex director de campo de Christian Aid Ministries, Hooley, dijo que los miembros del grupo habrían sido conscientes de los riesgos que estaban tomando.

“Estas son personas muy dedicadas, personas que han arriesgado sus vidas, sabían los peligros en los que se encontraban, o al menos sabían lo que podría pasar, estoy seguro”, dijo.

Hooley agregó que conocía personalmente a varias de las víctimas. “Dos de ellos son chicos solteros. Uno estuvo allí por un tiempo, el otro es un amigo nuestro que acaba de llegar el viernes y estaba planeando ayudar con el terremoto de Haití, la situación allá en el sur. “

“Y luego hay una pareja joven allí, una pareja joven con dos hijos que también fueron secuestrados. Vivíamos con ella (la madre) en Oregon y conocíamos muy bien a su familia”, dijo Hooley.

El secuestro en Haití es a menudo indiscriminado, con ciudadanos ricos y pobres como blanco. Varias víctimas de secuestro y sus familias le dijeron anteriormente a CNN que todavía estaban trabajando para pagar sus deudas, después de pedir prestado dinero a amigos, empleadores e incluso bancos para pagar rescates.

En un caso que se ha hecho notorio en todo el país, se informó que una niña de 5 años fue encontrada muerta a principios de este año con signos de estrangulamiento. Su madre, vendedora de cacahuetes, dijo a Reuters que no había podido conseguir el equivalente a 4.000 dólares como rescate.

Justo antes del secuestro de los misioneros, un sindicato de transporte haitiano había convocado una huelga indefinida a partir del lunes para protestar por el aumento de los secuestros, entre otros temas.

“Hacemos un llamado al gobierno para que ponga fin a los secuestros y nos brinde seguridad o que renuncien de inmediato. Somos las más víctimas; el sector del transporte es un blanco fácil para los secuestradores en todo el país”, Méhu Changeux, presidente de la Asociación de Propietarios y Conductores de Haití, dijo a CNN el domingo.

“Perdimos a muchos miembros por la inseguridad y decenas de miembros han sido secuestrados. La última tragedia del secuestro de los misioneros estadounidenses muestra que nadie está a salvo en este país”, dijo Changeux.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

En Contraste